Cuenta regresiva

cuenta-regresiva

Ya estábamos en casa en la espera de Saori y Seiya, sentía que estaban ahí, y yo como mama gallina no sabía que hacer para cuidarlos. Luego de la transferencia embrionaria, hice un ¨empollamiento¨ de Saori y Seiya por 5 días, me quedé en mi habitación casi postrada los 5 días siguientes, sabía que los cuidados después de una transferencia embrionaria eran tan importantes, que los tomaría todos, los que me dijera mi gine y cuanta información encontrara en la red; agradecí infinitamente a mi esposo ojos de búho a que me introdujera en el mundo de los iphone, esos telefonitos son super rápidos a la hora de abrir una, dos, tres y mil pestañas en simultáneo de cuanta información podía encontrar respecto  a los cuidados post transferencia.

¿Y que cuidados debía tener?; para aquellas futuras mamás que están en todo este trance, ahí les va; luego de una mirada a Cochrane, UpToDate y cuanto pdf de alguna revista algo seria se atravesara en mi buscador, llegue a las siguientes conclusiones; ¿reposo absoluto?, ¿salgo de la clínica luego de la transferencia a bailar?; ¿me voy de guardia?, ¿alguna dieta especial?, ¿puedo seguir tomando el cafecito de la media mañana ultra cargado?, ¿puedo ser ¨cariñosa¨con mi esposo?. En fin, tenía tantas preguntas, algunas me parecían hasta sonsas de preguntar, pero están ahí dando vueltas, atormentándome, sigue en la cabeza la idea que se van a caer como dos pelotitas;  sé  que no es así, pero son mis chiquitos, mi Saori y mi Seiya, los que esperábamos, los que descongelamos, los que queríamos a nuestro lado.

Respondiendo preguntas: Reposo absoluto: No. Hay un estudio  Post-embryo transfer interventions for assisted reproduction technology cycles, Ahmed et al.donde comparan si el reposo o no después de una transferencia, el cerclaje cervical, o la utilización de un sellante de los embriones;  previene la expulsión de los embriones, nada, no es concluyente para recomendar una u otra conducta. Las gorditas tenemos chance o no; ya no mucho por hacer pesaba 78 kilos y subiendo; no era yo, eran las malvadas y obligatorias hormonas, entre tanto encontré otro estudio donde las que eran mujeres obesas tenían un rango de 30% de nacidos vivos después de la FIV, mientras que las que tenían peso normal, tenían un chance de 60%,  en el primer intento de fertilización in vitro(FIV) Weight decrease improves live birth rates in obese women undergoing IVF: a pilot study.

Respecto a la alimentación, otro dilema;  ¿Qué como?,  frutas, verduras, jugos, carne sancochada, me doy algún dulce gusto, más vitaminas, que hago. Ya estaba tomando 800 microgramos de ácido fólico por su comprobadísimo efecto sobre los daños en el tubo neural (tejido inicial que dará base al sistema nervioso del futuro bebé), no quería que fueran   ¨tabas¨ jajaja; y encontré  otro estudio que me puso nerviosa, en 232 mujeres le dieron ácido fólico a altas dosis 1700microgramos (el doble de lo que había estado tomando); y encontraron que mejoraba la tasa de éxito de embarazo luego de la fertilización, ouch. Dietary Folate and Reproductive Success Among Women Undergoing Assisted Reproduction. 

Sobre el tener intimidad, no había forma sobre la tierra, eso sí, de solo pensar que alguna actividad pudiera generar contracciones uterinas y que Saori y Seiya se perdieran, simplemente no.

Regresé al trabajo a los 5 días post transferencia, ya no podía pedir más permisos, ya había sido muy generosos conmigo, sabía que si en 48 horas después de la implantación se habían ¨prendido de la mamá¨, no se irían de ella; sin embargo, inconscientemente caminaba lento, y me lo hicieron notar las residentes con las que trabajaba; habitualmente mi ritmo de trabajo y de las mil horas de guardia que hacía, me había vuelto algo acelerada;  pero en esta fase de espera, todo se enlenteció, hasta mi caminar.

Después de la implantación tenía que esperar largos 14 días antes de hacerme la prueba de embarazo; mi gine me pidió mucha calma y tranquilidad, todas las preguntas planteadas allá arriba, se las hice, me las respondió, pero igual busqué en internet.

También me mencionó que apenas tuviera un sangrado le avise, sería sinónimo de un siguiente y triste ciclo menstrual, no había nada por hacer; como ya me había pasado antes, en los anteriores intentos, los catorce días más largos, casi con miedo pero valiente, para que no duela si es que venían puntitos rojos, sólo quedaría intentarlo una vez más; que no desistiera, total, mi mamá me buscó por 6 años, yo recién iba uno, ella siempre fue una valiente, hasta el último de sus días, un suspiro.

Los días fueron pasando, y la angustia también, porque cada día que pasaba era una oportunidad más que Saori y Seiya me sigan acompañando, y que siguieran creciendo dentro de mí. Procuraba andar serena, vigilaba de cerca a mis residentes pero sin quitarles de vista; nada de cargar niños a la camilla ni de agacharme para recoger algo; estos seres diminutos merecían toda mi atención y cuidado.

Todos los días que pasaba por una farmacia, estaba a punto de entrar  y comprarme una prueba de embarazo, espera, calma, todavía no; guardaba la billetera y  seguía de largo.

Ya estábamos en el día 9, sentía como si hubiera dado el examen de admisión a la universidad y aún no salían los resultados, no mires, no compres la prueba. Así saliera positivo tienes que esperar la prueba en sangre. Recibí una llamada del Doc, preguntando como estaba, hasta el momento todo bien, sigamos esperando, no comas ansias; imposible.

Estábamos a unos días de cumplir los 14 días post transferencia, ya no podía más, ese día había estado de post guardia, estaba en casa, le dije a mi papá que iba un rato a la tienda, me miró extrañado, no salgo habitualmente a comprar a la tienda, me fui a la farmacia, pedí la prueba de embarazo, caminé rápido a casa, directo al baño, y la cuenta regresiva se acabó.

 

One thought on “Cuenta regresiva

Deja un comentario