Duplicando la vida

Al fin salió ese positivo que tanto habíamos esperado, que estaba cambiando en ese instante nuestras vidas; serán uno o dos o tres, no importaba, el hecho es que estaba positivo y ya está, una nueva historia; es que cuando llegas a un momento de la vida en que ibas por un camino y de pronto la dirección vira hacia un lugar , que no imaginabas todo cambia; bueno, yo si lo imaginaba, imaginaba atender a un hijo o hija mía, no tener que cargar hijos ajenos toda la vida; me encantan los niños pero no eran míos, no podía apachurrarlos, decirles te quiero, ni inundarlos de besos y mimos; sólo un abrazo, una mano cálida y una sonrisa cariñosa.

Desde el momento en que vi las dos rayitas me sentí distinta, sabía que todos los cuidados que tome podrían cambiar el destino de Saori y Seiya, que sigan a mi lado o que me dejen para siempre; él perderlos no era una opción pero sabía que la fertilización in vitro no era algo natural, y eso llevaba a más riesgo de perderlos. Recuerdo que la prueba de orina fue como un martes y un viernes de esa semana me tocaba hacerme la prueba de sangre, la confirmatoria, la que me permitiría compartir mi felicidad a cuanta persona estuvo en el momento y en el trance de todo este largo viaje hacia la maternidad. Ya le había contado al Doc. sobre el resultado positivo, y él siempre cauteloso me decía que espere el de sangre; y cuando salió el resultado de la bHCG (gonadotrofina corionica humana) positivo (es la hormona que produce el embrión para que el cuerpo lúteo se mantenga y produzca la hormona progesterona que es la encargada de proliferar los vasos sanguíneos del endometrio); está hormona duplica su valor cada 48 a 72 horas traduciendo que el bebé está creciendo; doc me dijo que espere a que el resultado se duplique, que si no se duplica es qué hay problemas. Donde trabajo es un área de niños cardiópatas con múltiples malformaciones; la naturaleza sabia aborta lo que no es normal; y cuando te hablan de problemas es sinónimo de algo anormal; así que a esperar unos días más a ver que se duplique como Dios manda, y así fue. Y cuánto tiempo tengo que esperar para ver si es Saori y Seiya o sólo alguno de ellos; esperamos 6 semanas, en ese momento ya podíamos ver latido cardíaco y ver cuantos seres maravillos me estaban acompañando en mi vida, en mi trabajo, en mi felicidad compartida.

Durante las semanas previas a la primera ecografía, recuerdo haber estado tranquila, con mucha hambre y con más sueño de lo habitual; seguía con mi ritmo de trabajo, ahora ya no estaría solita nunca más, mis nenes me acompañaban, y era inmensamente feliz.

Sentía que día a día ya habían cambios en mi cuerpo, como si me estuviera hinchando, me di cuenta porque el anillo de matrimonio me ajustaba; las hormonas no podía dejarlas aún, ahora menos que nunca, estas mantendrían un ambiente cálido y adecuado para que Saori y Seiya hagan el único trabajo que tienen, duplicarse.

Deja un comentario